No hay ninguna forma en que puedas hacer todo lo que querés.
El tiempo es finito y es importante hacer un acuerdo con uno mismo sobre qué se quiere lograr.

¿Por qué hacer esto? ¿Cuáles son los límites? ¿Cómo avanzar? ¿Qué no quiero?

Este acuerdo es importante recordarlo, porque sino surgen desviaciones y terminás en un lugar muy lejos del que querías llegar.
Definiendo tu acuerdo podés evitar cambiar diversión por aprobación de los demás, libertad por dinero, o viceversa.

No importa qué es lo que definas, ni nadie tiene que saberlo… lo importante es que tus acciones vayan en concordancia con tu pensamiento.