Si, no había título más marketinero de auto ayuda que ese.

Hasta hace algunos años, yo nunca estaba totalmente contento con las cosas/vida. Siempre faltaba algo, siempre había algo que opacaba los momentos. Deseaba que las cosas fueran de otra forma, tener otras cosas, estar en otras situaciones…

Este es un estilo de vida muy común en la actualidad y sirve para que otros traten de venderte algo, para suplir/rellenar la carencia de felicidad en tu vida… y sino, algunas pastillas y santo remedio.

En algún punto, empecé a buscar respuestas sobre la vida en otros lados, en otros libros, en otras personas.
De entre las cosas que leí, recuerdo dos frases que a mi entender representan el secreto de la felicidad:

“No se debe estropear lo que está presente deseando lo que está ausente. Más bien, darse cuenta que lo que tenemos está entre las cosas por las que podríamos haber orado.” - Epicuro

“Este mundo es mejor que el paraíso. Porque el paraíso es una utopía y las utopías no existen.” - Budismo Zen

O sea que no hace falta comprar libros, ir a retiros de meditación, tener el último iPhone, terminar la universidad, casarse, tener una startup, ponerse tetas, ni ganar las elecciones para ser feliz. Solamente hace falta darse cuenta que ya tenés todo para ser feliz.

Entonces, este momento, o esta vida puede ser lo mejor que me puede pasar o lo peor.
La elección es mía.