Siempre hacer más

Uno de los desafíos con los que sigo luchando es el choque entre hacer progresos y estar contento.

La principal causa por la que empiezo a trabajar en cambiar un hábito o situación, es por descontento. El problema es que es bastante difícil definir el punto en que lo logrado es más que aceptable.

Últimamente descubrí que haga lo que haga, muy probablemente nunca se me vaya la sensación de querer siempre hacer más. Lo cierto es que me gustaría, en este momento, hacer mucho más de lo que estoy haciendo, y agregar varias tareas que ni siquiera hago aún.
Por lo cual tengo que buscar una solución. Y creo que la respuesta está en aceptar el concepto de “suficiente”.

Entonces para tratar de acallar esas voces que me empujan a más tengo que tratar de repasar la lista:

  • si presto atención al deseo de siempre hacer/querer más, nunca voy a estar satisfecho
  • la lucha interna nunca se va ir, por lo que hay que aceptarla en lugar de luchar contra ella
  • muchos deseos vienen de ver a otras personas haciendo cosas que me parecen interesantes y no por una necesidad real
  • varios de esos deseos no tienen per se un resultado significativo
  • muchas veces el resultado de conseguir un objetivo no es el mismo con el que había fantaseado

En este momento no tengo la respuesta correcta de cómo evitar tener siempre la sensación o necesidad de forzarse a hacer más. Lo único que se es que hay poco tiempo para actuar, por lo que tengo que hacer cosas que realmente me aporten algo significativo. Las cosas que son simplemente fantasía tendrán que esperar.

Hasta la próxima.
Abrazo.