¿Te pasó alguna vez de darte cuenta que estás esperando más lo que viene, que pensando en el momento en que estás?

Recuerdo que hace como 10 años vivía en ese estado constantemente. Como si mi vida fuera una sucesión de momentos importantes, pero todos estaban por llegar… siempre en el futuro. Sin prestar atención al presente.

  • Cuando estaba estudiando, pensaba en cuando tuviera un mejor trabajo.
  • Cuando estaba trabajando, pensaba en el fin de semana para estar con mi novia (actual esposa).
  • Cuando estaba con mi novia, pensaba en lo que tenía que estudiar al día siguiente.

Casi no había un momento en que no mirara hacia adelante. Porque el futuro siempre parecía más brillante, más seguro.

Existen dos grandes problemas al vivir de esta forma:

  • Nunca sos feliz en el presente
  • Esos momentos que esperás finalmente llegan… pero vos ya estás pensando en otra cosa

En el día a día es difícil vivir en el momento; estamos expuestos a estímulos, interrupciones, llamadas, alertas, notificaciones, publicidades, pop ups, vibraciones, etc. Todo el mundo quiere nuestra atención para algo. Yo no soy ni mucho menos la persona que mejor evita todas estas formas de interrupciones, sin embargo, me ayuda mucho para mantenerme enfocado hacerme la siguiente pregunta:

¿Y si este momento es el más importante de mi vida?

En base a esta pregunta, empecé a hacer algunos cambios para prestar más atención al presente y vivir el momento.

  • Estar agradecido por lo que tengo
  • Si tengo muchas cosas en la cabeza, hacer una lista y enfocarme en una sola tarea
  • Si tengo que apurarme, prestar atención a mi cuerpo y al movimiento
  • Si hay algo que no me gusta, examinar el por qué y definir los pasos para cambiarlo
  • Prestar la mayor atención posible a las personas que tengo a mi lado

Estas son simples ideas que fui probando con el tiempo, pero no son las únicas, ni las mejores. Lo importante es buscar una solución a una situación en la que no querés estar.

Hasta la próxima.
Un abrazo.